Liderazgo ambiental

Liderazgo-ambiental

Sustentabilidad, compromiso de las empresas mineras afiliadas a CAMIMEX

Alrededor del mundo, las empresas mineras han innovado en cada uno de sus procesos, logrando operaciones cada vez más eficientes y amigables con el medio ambiente. El caso de México no es la excepción, contamos con una industria minera competitiva en materia ambiental que sigue los estándares internacionales y se mantiene a la vanguardia para garantizar la conservación del entorno.

Actualmente, los esfuerzos van dirigidos a reducir el consumo de agua de primer uso y disminuir la huella de carbono en todas las operaciones de empresas mineras afiliadas a la Cámara Minera de México, como parte del compromiso con el desarrollo sustentable.

El desafío de la industria minera es lograr el equilibrio entre el cuidado y la conservación de los recursos naturales y el crecimiento económico, de manera que esta actividad no comprometa el futuro de las generaciones que están por venir.

El objetivo de la actividades minera es proveer los recursos minerales que permiten mejorar la calidad de vida de las personas, ya que éstos, como materia prima para toda cadena productiva, están presentes en todo lo que nos rodea.

La creciente demanda de metales revolucionó ésta actividad milenaria convirtiéndola en una industria sumamente moderna, tecnificada y que mantiene un liderazgo ambiental.

De ahí que el estricto cumplimiento a la ley y la autorregulación formen parte de la cultura ambiental de las empresas mineras.

80 operaciones mineras han sido certificadas como industria limpia y 30 más están en proceso de obtener dicha certificación.

Acciones de reforestación

A la fecha, casi todas las empresas que forman parte de la CAMIMEX, cuentan con viveros en sus operaciones, donde pueden llegar a producir medio millón de árboles al año y algunos sobrepasan los 4 millones, que son plantados por las empresas, distribuidos a organizaciones de la sociedad civil o proporcionados a los programas de reforestación de los gobiernos.

En 2011, las empresas mineras plantaron 2.8 millones de árboles, posicionándolas en los primeros lugares en la implementación de acciones de reforestación en México, tan sólo después de la industria forestal y el ejército mexicano.

En los últimos seis años, se plantaron 10 millones de árboles, fruto del compromiso ambiental de la industria minera mexicana.

Agua, un bien de todos

La minería mexicana cumple con el deber de toda industria de hacer un uso responsable del agua, emplea procesos de eficiencia que han logrado disminuir de manera significativa su consumo.

La minería moderna utiliza el agua en circuitos cerrados, donde la única manera de perderla es a través de su evaporación, es decir, el proceso no tiene descargas y el líquido no se desaprovecha.

Se han instalado plantas de tratamiento de agua en un importante número de minas, que permiten utilizar aguas negras de las ciudades e incorporarlas a los procesos mineros, logrando un doble propósito: no consumir agua de primer uso y contribuir a su saneamiento.

Hoy en día hay operaciones mineras que funcionan al cien por ciento con agua tratada.

Es importante señalar el rol de algunos grupos mineros que prestan el servicio de agua potable a las entidades mineras. Gracias a sus programas de responsabilidad empresarial, se instalan plantas de tratamiento, sistemas de bombeo o redes de tubería para uso y disfrute de la gente que vive en estas regiones.

Preservación de especies, animales y plantas

Las empresas afiliadas a la CAMIMEX tienen programas específicos para la preservación de flora y fauna silvestres, el objetivo es reproducir los ecosistemas nativos y preservar el equilibrio ecológico de las zonas donde interviene la minería.

Se realiza un esfuerzo incansable para preservar especies en peligro de extinción, y son varias las empresas que cuentan con Unidades de manejo para la Conservación de la vida silvestre (UMA).

Algunas especies que son atendidas en los programas de rescate a flora y fauna en peligro de extinción son:

  • El lobo mexicano o el berrendo en Sonora.
  • El pato chacual y garzón cenizo en Chihuahua.
  • Los Sahuaros, cenitas y diferentes cactáceas en Sonora y San Luis Potosí.
  • La Noa (agave) en Torreón.
  • El Palo Fierro (árbol con contenidos ferrosos) en Guerrero.

Bookmark and Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *